ALTA PASTELERÍA EN VASITO DE LA MANO DE RAÚL BERNAL

ALTA PASTELERÍA EN VASITO DE LA MANO DE RAÚL BERNAL


 



 



Huesca, 2 de Febrero de 2011



El oscense es actualmente profesor de la Escuela de Pastelería del Gremio de Barcelona y entre sus méritos, destaca, entre otros, el haber realizado la Sagrada Familia que entregaron al Papa el pasado año 2010 durante su visita a la ciudad condal



Los Talleres de Gastronomía volvieron con fuerza este año 2011 en el que tendrán ocasión de visitarnos consagradas “estrellas” como Susi Díaz o el archiconocido Paco Roncero, entre otros pero fue precisamente un altoaragonés, Raúl Bernal, el encargado de inaugurar estas jornadas el pasado lunes 31 de enero con una clase magistral de pastelería bajo el título de “Juntos, pero no revueltos. Aromas, sabores y texturas de pastelería en vaso”.Durante este curso, el joven pastelero, profesor en la Escuela de Pastelería del Gremio de Barcelona y que entre sus méritos atesora el Subcampeonato de España de la Copa de Chocolate o el haber realizado una Sagrada Familia de chocolate que entregar a su Santidad el Papa durante la visita que realizó en 2010 a la ciudad condal, tuvo ocasión de realizar una demostración de pastelería en vaso, lo cual denota una apuesta clara por una pastelería moderna pero en la que no se olvidó tampoco de la utilización y la aplicación de materia prima de la zona. De hecho Bernal se siente, a pesar de tener que haber emigrado a Barcelona, un “apasionado de la montaña y de su tierra, Huesca”.El programa que Bernal preparó para la ocasión estaba compuesto por cinco vasitos que identificó con lugares del Alto Aragón. El vasito “Bolea” era un homenaje a esa población y en la que primaba el producto estrella de ese lugar: la cereza. Para “Monegros/ Alcubierre/ Berdún”, tierra de su padre, utilizó turrón de la zona. Otro de los vasos y como no podía ser de otra manera, hacia referencia a su ciudad Huesca y asu Patrón, San Lorenzo bajo el nombre de “Lorien” y que estaba compuesto por una compota de melocotón una mousse de albahaca, gelatina de cítricos, falso caviar de vino blanco y crujiente de canela. En “Guara” el chocolate, su gran pasión, era el protagonista junto a otros ingredientes como el plátano caramelizado o el cremoso de avellana. Por último, con “Pirineus Pinea” buscó una sensación refrecante a través del piñon, el chocolate y el coco. El resultado final, una puesta en escena espectacular, visualmente muy atractiva y con un sabor magnífico.  Sin duda, este curso sirvió para reivindicar a Bernal, además en su tierra, como una de las grandes apuestas del futuro de la pastelería nacional.



www.hosteleriahuesca.com